Experiencia Mburucuyá

El Parque Nacional Mburucuyá está ubicado en Mburucuyá, provincia de Corrientes. Posee una superficie de 17.086 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de los Esteros del Iberá.

Fue la primera área protegida de la provincia de Corrientes.-

En 1991 la pareja dueña de estas tierras, el Dr. Troels Myndel Pedersen (abogado y naturista) y su esposa Nina Sinding de origen dinamarqués, deciden donar todas sus tierras al estado para su conservación, luego de 10 años en el 2001 bajo la ley Nº 25447 se crea esta área protegida.

Se accede desde la ciudad de Corrientes, por RN 12 y RN 118 hasta Saladas, RP 13 hasta Mburucuyá, RP 6 y RP 86 hasta el Centro de Visitantes de Estancia Santa Teresa (175 km).

Desde Mburucuya portal de acceso al área son 25 km por RP 6 de ripio  y PR 86 camino de tierra.-

El área de uso público cuenta con tres senderos peatonales de bajo nivel de dificultad, un área de acampe, acondicionado en instalaciones.-

Ecosistema

En la Ecorregión de los esteros del Iberá, pero con influencia de las vecinas regiones chaqueña, paranaense y del espinal, el Parque Nacional Mburucuyá posee un mosaico de ambientes naturales y una gran diversidad florística y faunística.

Clima

Subtropical húmedo. La temperatura media anual es de 21°C, con máximas superiores a los 40°C en verano y ocasionales heladas en invierno. Hay unos 1.200 mm anuales de lluvia, con picos en otoño y primavera.

La temporada más propicia para visitar el Área Protegida es desde febrero a julio.

Flora

Llama la atención en este parque la gran cantidad de lagunas circulares que posee, típicas de esta zona del país, y que junto a esteros y cañadas, constituyen una abundante oferta de ambientes acuáticos.

Junto a ellas, hermosos pastizales naturales con palmares de yatay y otras como mbocaya, caranday y pindó, representante del espinal, cuya distribución original se ha reducido drásticamente debido a la expansión de la frontera agrícola.

El parque además posee mogotes boscosos (isletas de monte en medio del pastizal) con especies paranaenses como el lapacho, el timbó, el laurel o la palmera pindó.

Pero también hay bosques chaqueños con quebrachos colorados, chaqueño y blanco, urunday y viraró.

Fauna

Los animales son abundantes y es fácil observarlos incluso a la vera de la ruta. Carpinchos, zorros de monte, corzuelas, yacarés, aguará popé son algunos de los más vistos. Pero en el Parque también viven otros más difíciles de ver, amenazados de extinción como el aguará guazú o el ciervo de los pantanos.

Las aves, son abundantes, especialmente las propias de ambientes acuáticos. También hay amenazadas aves de pastizal como el yetapá de collar o la monjita dominicana.

Entre sus rarezas se destaca la presencia del pez pulmonado, que posee una adaptación muy poco común para un pez, la respiración aérea, que le permite sobrevivir a períodos de sequía.

Y como endemismo (propia y única en su especie en ese lugar) de la región la presencia de la ranita de Pedersen que habita en los bosques de tipo xerófilo del parque.